Peluquería para la novia

En una boda hay muchas cosas a tener en cuenta, no todo es fotografía, claro. Mucho trabajo detrás, entre otras cosas tenemos la parte de peluquería. Para hablar de este tema he recurrido a mi amiga Gloria y a su peluquería Gades  (Calle Reyes Católicos, 27 de Manzanares), ya que es mejor contar con una profesional del tema para este tipo de cosas y esto es lo que me ha explicado para ir iniciándonos un poco en el tema a tratar.

 

Lo primero que se necesita para orientarse hacia qué tipo de peinado hacer es saber que  vestido va a llevar la novia, ya que textura, volumen y escote tienen que ir en consonancia con el peinado. A la vez  hay que tener en cuenta los rasgos faciales aparte, claro está, de los gustos de la clienta conforme al peinado que quiere para ese día.

Si nos centramos en el vestido, hay que tener en cuenta por ejemplo que si lleva un escote halter o cuello alto, no se debería nunca hacer un moño bajo, aunque siempre hay que tener en cuenta como hemos dicho anteriormente, las preferencias de la novia.

Por otro lado, si la textura es de encaje, flecos o cualquier otro elemento que lo haga “recargado”, lo mejor es hacer un peinado sencillo para no quitarle protagonismo a la textura del vestido, ya que si no podríamos caer en el error de un conjunto recargado en general.

 

En cuanto al volumen del vestido hay que tener en cuenta que si es muy voluminoso en la parte de la falda y queremos estilizar a la persona, no deberíamos hacer un peinado demasiado voluminoso, ya que podríamos redondear la figura en exceso.

Por último y no menos importante, es tener en cuenta los rasgos de la cara para no acentuar redondez de cara, no marcar los pómulos, en definitiva, conseguir un conjunto estilizado de la persona y sobre todo buscar la naturalidad.

Todo esto son consejos de una profesional del sector, pero como hemos mencionado antes, lo más importante son los gustos de la clienta para que se vea favorecida y se sienta cómoda.

Deja un comentario